Regreso a Clases 2011

Publicado al Sep 22, 2011 en Destacado, Eventos, Noticias | Comentarios desactivados en Regreso a Clases 2011

Regreso a Clases 2011

Regreso a Clases 2011
Por: Alberto Aure 

El día sábado 17 de septiembre, se hizo la acostumbrada entrega anual de los útiles escolares en nuestro programa de Regreso a Clases para nuestros niños en el Hospital J.M de los Ríos en Caracas. Fue un día diferente lleno de alegrías, gran asistencia de nuestros niños, muchos colaboradores de la fundación (física y espiritualmente), buenos morrales y  rico desayuno.

El día fue una experiencia maravillosa como siempre lo son esta clase de eventos. Quiero dejarles una importante reflexión que hizo uno de los colaboradores de esta fundación:

“Cuando estaba ya finalizando el evento estaba sentado y viendo hacia el piso observé mis zapatos llenos de barro, claro, están haciendo algunos trabajos y el lugar habitual de entrega hoy estaba un poco sucio y con algunos escombros, pero justo cuando observaba mis pies de pronto junto a los míos aparecieron los pies de una de nuestras niñas pequeñas de la fundación, sus pies no tenían zapatos como los míos, sus pies tenían unas sandalias muy sencillas, y a ella no solo se le ensuciaban las sandalias, ella tenía sus piecitos sucios de barro… de repente cuando elevé mi mirada hacia su rostro, descubrí un carita iluminada con una gran sonrisa, a ella no le parecía importar el sucio en sus pies, incluso, y aquí vienen palabras gruesas, su rostro no reflejaba que su cuerpo padeciera una carga que desde luego es mucho más grande que el poco barro que puede llevar mi vida, porque la vida de esta pequeña sí que lleva una verdadera carga pero lo interesante es que su sonrisa era tan grande que inmediatamente sacó una sonrisa en mi rostro.

Sonreí porque en ella no vi a una niña enferma, en ella vi el rostro de Dios que me mostró con inocencia y humildad como se puede llevar alegría a pesar de lo mucho o poco que pueda estar pesando en nuestras vidas.

Por eso, hoy regresé a clases, porque esa niña me dio una clase magistral y sin tener que dirigirme palabra alguna, solo bastó y sobró su ejemplo y el amor que a través de su actitud nos regaló a todos.”

Sigamos dándonos cuenta de que Dios está en estos pequeños y a través de ellos en nuestros corazones. Nuestros esfuerzos son en sí una oración.

Ahora a seguir trabajando por los siguientes eventos que nos vienen.